El método UP 2 KIDS es fruto de años de trabajo y desarrollo hasta llegar a la metodología perfecta en el que todas las clases están pautadas y pensadas para sacar el máximo rendimiento en los niños y que ellos lo vean como un juego.

Una de las creadoras del método es la pedagoga y especialista en inmersión lingüística Mónica Vargas. Para Mónica «UP 2 KIDS no es una clase de inglés, es mucho más. Es una vivencia que para los niños es muy significativa porque a través de juegos que son muy motivadores, acomodan la lengua inglesa. No son solo actividades de enseñanza y aprendizaje tradicionales sino que para ellos es una oportunidad de comunicarse en inglés«.

Mónica además nos explica que una de las claves del método UP 2 KIDS es que «se crea un espacio de socialización en el que los niños entienden que el inglés es una lengua que se usa para jugar, hablar, comunicarse,  relacionarse, y no unos contenidos que han de aprender para aprobar como pasaría en la escuela». Destaca también la presencia de maestros y filólogos, además de los pedagogos, en la preparación del método «es un trabajo en equipo cooperativo que aporta mucha más riqueza a las clases que practicamos a los niños«.

Otro punto clave que destaca Mónica es el número de alumnos en cada clase «los grupos son reducidos y se hacen en un espacio de verdad. Nuestro aprender jugando es auténtico, y eso los niños lo notan. No son clases, no hay mesas, tampoco sillas… sino que el espacio invita a relacionarse y a comunicarse. Por lo tanto UP 2 KIDS es una vivencia en la que acomodan la lengua inglesa y que se hace a través de juegos motivadores con una metodología pensada para asimilar la lengua de una forma natural, que sin darse cuenta vayan adquiriendo el inglés«.

También nos cuenta porqué las sesiones son de 45 minutos «así favorecemos la concentración de los niños, no alargamos en exceso y así su concentración siempre es máxima. Nuestras sesiones están pensadas en diferentes bloques. Rutinas que ayudan a la concentración y sobre todo a cambiar de diferentes actividades para que nunca pierdan esa motivación y ese interés para aprender. Los grupos son reducidos porque así el maestro que está en la sala puede asegurarse que el aprendizaje es óptimo«.

Otro punto importante a destacar es que los grupos se dividen por edades y no por niveles de inglés «porque pensamos que los niños son esponjas que pueden aprender al máximo sin necesidad de ponerles etiquetas antes de empezar a aprender inglés. Además empezamos muy pronto, a la edad de un año. Porque es una edad en la que todavía no pueden hablar pero sí pueden ir acomodando una lengua que después podrán poner en práctica. Es decir, primero escuchan en inglés, después son capaces de hablar en inglés y finalmente terminan pensando en inglés. Cuando le proponemos a los niños una actividad, siempre está pensada en su edad, en su interés por jugar«.

Sin duda UP 2 KIDS es un método de aprendizaje diferente y único que además está contrastado y probado y que hace que los niños se diviertan mientras van aprendiendo un idioma de forma natural. Un juego muy serio.