En los centros de UP 2 KIDS no hay clases, mesas ni sillas, solo espacios de juego donde los niños aprenden inglés sin darse cuenta. Esta idea de romper con los clichés clásicos de la educación no es patrimonio de UP 2 KIDS ni mucho menos. En uno de los países donde la educación está mejor valorada y sus resultados académicos son excelentes, Noruega, los alumnos no se sientan en una silla de un colegio hasta los seis años. Antes van a lo que se llama Barnehage (jardín de infancia, literalmente) que se parece más a una casa que a una escuela.

Aquí, la importancia hasta los seis años está puesta en el juego y el desarrollo natural del niño; de esta manera, los niños y niñas se desarrollan plenamente y, por supuesto, aprenden un montón, pero sin ningún tipo de presión”, nos explica Míriam, una valenciana que lleva cinco años trabajando en Barnehages de Noruega y cuenta su experiencia en un blog.

¿Como es un Barnehage? Pues muy parecido a un centro UP 2 KIDS. Se componen por secciones o departamentos donde puede haber un sofá, un espacio donde haya colchonetas o una pared para escalar. Ni mesas donde hacer fichas prácticas eternas ni sillas en las que balancearse cuando uno se aburre.

Lo importante, más que el espacio en sí, es el concepto de aprendizaje. «Al jardín de infancia se va a disfrutar, no a aprender, aunque claro que aprenden. El aprendizaje en esta edad se produce jugando y disfrutando (y en realidad, en cualquier etapa)”, asegura esta valenciana afincada en Noruega des de hace cinco años.

A veces des de España se auto justifica que no se importe el modelo educativo nórdico –que tanto buenos resultados da– con el argumento que aquí hay más población y con menos recursos que en el norte de Europa. “Podemos importar la mayoría de cosas, pues jugar no necesita de grandes inversiones, sino, más bien, del tiempo y el acompañamiento para ello”, concluye Míriam.

Contact to Listing Owner

Captcha Code