Aprender inglés es una asignatura pendiente en España. Solo el 46% de los estudiantes de ESO (12-15 años) está estudiando una segunda lengua extranjera (que al 100% es el inglés), según el último informe del Eurostat. Un porcentaje muy bajo si se tiene en cuenta que en Italia, Grecia o Rumanía, por ejemplo, este porcentaje en esa edad es superior al 95%.

Esto nos da una desventaja competitiva evidente a la hora de buscar trabajo. Los motivos por los cuales España siempre cojea en ese aspecto son múltiples, a pesar que actualmente se empieza a estudiar en el colegio a partir de los 3 años, cuando en otros países como Italia, con mejores resultados, se empieza a los 6.

Algunos expertos apuntan que en España se ‘estudia’ la lengua inglesa pero no se ‘aprende’. Es decir, te enseñan las formas gramaticales, te hacer memorizar listas de declinaciones de verbos, pero no se llega a aprender cómo usarlo para comunicarnos. En lugar de intentar aprender inglés de la misma forma que aprendimos el español –o el catalán– desde pequeños, escuchando y repitiendo, lo hacemos al revés. Primero se aprende a escribir, luego a leer, a hablar y al final a escuchar.

A esto hay que añadirle los motivos culturales. Es muy hispánico mofarse de aquel que no habla correctamente el inglés aunque lo intente, por eso mucha gente tiene vergüenza a hablarlo en público. Del mismo modo, que nos reímos de aquel que lo habla muy bien y con acento ‘british’. Y si además no estamos acostumbrados a escucharlo porque seguimos doblando al español todas las películas y series, el resultado final es catastrófico.

Por este motivo el método UP 2 KIDS intenta ir a la raíz del problema de España con los idiomas y busca revolucionar la enseñanza de inglés habitual. Aprender desde muy pequeños, acostumbrarnos al sonido de las palabras en inglés e interiorizarlo como si fuera un juego. Como cuando éramos niños.

Si quieres saber más sobre nuestro método, visítanos en cualquier de nuestros centros y pregúntanos.

Contact to Listing Owner

Captcha Code